lunes, 13 de noviembre de 2017

Bizcocho de naranja con crema de queso


El postre que os traigo hoy es un rico bizcocho de naranja muy fácil, que va acompañado de una deliciosa crema de queso sencillísima, la cual le aporta un sabor y una jugosidad extraordinarios. ¿Qué más os puedo decir? Pues sólo que os animéis a hacerlo y ya me contaréis...


Ingredientes:
1 naranja
150 gr de azúcar
2 huevos
5 claras
100 ml de aceite de oliva
230 gr de harina
1 cucharada de levadura

Para la crema:
50 gr de mantequilla
100 gr de queso blanco para untar
150 gr de azúcar glas


Preparación:
Lavamos la naranja, la secamos y rallamos la piel. La exprimimos y colamos su zumo. Disponemos las  5 claras en un cuenco y las montamos a punto de nieve (varillas eléctricas).

Batimos los huevos con el azúcar hasta que estén cremosos. Añadimos el aceite, el zumo de la naranja y un poco de su ralladura. Mezclamos. Incorporamos la harina tamizada con la levadura. Agregamos las claras montadas y removemos con la espátula hasta integrarlas.

Vertemos la masa obtenida en un molde de unos 20 cm de diámetro, engrasado con un poco de mantequilla. Horneamos en el horno previamente precalentado a 180ºC unos 45 minutos. Dejamos enfriar el bizcocho y  lo desmoldamos sobre una rejilla.

Preparamos la crema de queso batiendo la mantequilla (previamente ablandada). Añadimos el queso y batimos de nuevo hasta que estén integrados. Agregamos el azúcar glas y continuamos mezclando hasta obtener una crema suave. La repartimos sobre el bizcocho, decoramos con la ralladura de la naranja que habíamos reservado y servimos.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Escalivada


La escalivada es un plato típico de Cataluña y uno de mis favoritos, junto con las mongetes amb butifarra desde que hace años viví en Vic. Muy bajo en calorías y  de alto contenido en fibra, podemos comerla tal cual o como acompañamiento de un plato de carne o pescado.

Ingredientes:
1 berenjena
2 pimientos rojos
3 cebollas pequeñas
4 tomates pequeños
aceite de oliva virgen extra
sal

Preparación:
Precalentamos el horno a 200ºC. Pelamos las cebollas y las lavamos junto con los pimientos, tomates y berenjena. Secamos y colocamos en una bandeja para el horno.

Horneamos durante 1 hora las verduras y cuando aún estén calientes, prácticamente recién sacadas del horno comenzamos a pelarlas.

Primero los pimientos, los pelamos, cortamos a la mitad y limpiamos. Reservamos en un plato con su jugo. Después pelamos y limpiamos los tomates quitándoles la parte dura central. Reservamos en otro plato. Ahora le toca a la berenjena, la pelamos y le quitamos las semillas, reservamos con su propio jugo. Sólo nos queda trocear las cebollas y reservarlas.

En una fuente alargada colocamos las verduras cortadas en tiras y bañamos con los jugos que habíamos reservado.

Para terminar solamente nos queda añadirle sal al gusto y aliñar las verduras con un buen aceite de oliva virgen extra. Y ya tenemos un plato muy saludable que podemos servir sobre pan o acompañarlo de unos filetes de anchoa o atún.



viernes, 27 de octubre de 2017

Galletas de calabaza


La receta de estas maravillosas y riquísimas galletas que os muestro hoy me la encontré en Cookpad y es obra de Mónica Vila. Nada más ver su foto ya me enamoré de ellas, pensé que por la "pintaza" que tenían deberían estar buenísimas... y no me equivoqué. ¡Y con lo que nos encanta en casa la calabaza! 

Ingredientes:
200 gr de puré de calabaza
200 gr de azúcar
400 gr de harina
200 gr de mantequilla
1 pellizco de sal
1 sobre de levadura
azúcar glas

Preparación:
Cortamos unos 300 gr de calabaza, la pelamos, despepitamos y cortamos en cuadrados. La ponemos en un recipiente con tapa apto para el microondas al 100 % durante 5 minutos, pasado este tiempo y viendo que esté tierna la machacamos bien con un tenedor hasta hacerla puré.

Ponemos en un bol la mantequilla en pomada y el azúcar y lo mezclamos bien con una cuchara de madera. Añadimos el puré de calabaza y lo volvemos a mezclar muy bien.

Tamizamos la harina con la sal y la levadura y la vamos incorporando poco a poco a la mezcla anterior, hasta que nos quede una masa homogénea.

Cubrimos el bol con papel transparente  y dejamos reposar la masa en la nevera unos 30-60 minutos.

Precalentamos el horno a 175ºC y preparamos 2 placas de horno con papel de hornear. Ponemos 4 cucharadas de azúcar glas en una taza.

Con la masa vamos haciendo bolitas y pasándolas por el azúcar glas, procurando que queden bien rebozadas de azúcar. Las colocamos en la placa de horno y las aplanamos un poco con los dedos.

Horneamos durante unos 15 minutos y las dejamos enfriar sobre una rejilla. Se conservan  bien durante varios días en una caja metálica... ¡aunque las mías no llegaron a tener esa suerte, pues desaparecieron en pocas horas!


jueves, 19 de octubre de 2017

Bizcocho de castañas


En plena temporada de castañas no  me he podido  resistir a hacer un bizcocho tierno y esponjoso con este fruto seco que me encanta ya sea crudo, asado, cocido, etc. y que nos aporta vitaminas y nutrientes. Sencillamente delicioso.



Ingredientes:
250 gr de castañas peladas
150 gr de azúcar
3 huevos
200 ml de nata liquida
125 gr de mantequilla
125 gr de harina
1 sobre de levadura
azúcar glas

Preparación:
Cocemos las castañas con  unas ramitas de anis y un pellizco de sal 20 minutos y después las pelamos.

Troceamos la mantequilla y la dejamos ablandar a temperatura ambiente. Cascamos los huevos separando las yemas de las claras.

Trituramos las castañas en el vaso de la batidora con la nata, hasta obtener una preparación cremosa  e incorporamos la mantequilla, mezclamos hasta integrarla. Añadimos la harina tamizada con la levadura, el azúcar y las yemas, y removemos unos minutos.

Montamos las claras a punto de nieve con unas varillas eléctricas y las incorporamos poco a poco a la masa anterior, con movimientos envolventes.

Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos un molde redondo con mantequilla y lo espolvoreamos con harina, sacudiéndolo para eliminar la  sobrante.

Vertemos la masa en el molde y horneamos nuestro bizcocho unos 45 minutos. Al retirarlo, esperamos a que se temple para desmoldarlo. Seguidamente lo pasamos a una rejilla para que se enfríe completamente.

Disponemos el bizcocho en una fuente y espolvoreamos la superficie con abundante azúcar glas. Podemos servirlo decorado con unas castañas.



martes, 3 de octubre de 2017

Compota de manzana

Mi suegro tiene varios manzanos en su huerta y cuando llega esta época, con ellos llenos a rebosar de manzanas, que no damos comido, es cuando aprovechamos para hacer compota. La preparación de este delicioso postre es muy fácil y se puede conservar unos días en la nevera. Una receta muy sana, sobre todo si no nos pasamos mucho con el azúcar...


Ingredientes:
1 kg de manzanas peladas y limpias
el zumo de 1/2 limón
100 gr de azúcar (según gusto)
150 ml de agua
1 ramita de canela

Preparación:
Para esta receta he utilizado 1 kilo y medio de manzanas, que una vez peladas y limpias han  quedado en 1 kilo.

Ya limpias, partimos en trozos las manzanas y las ponemos a cocer  a fuego lento con el agua, la canela, el zumo de limón y el azúcar.

Normalmente en unos 30 minutos o algo menos estarán listas, todo depende del tipo de manzana que usemos y del tamaño de los trozos que cortemos.

Debemos durante su cocción, removerlas de vez en cuando, para que no se nos peguen y añadirles algo más de agua si comprobamos que no están cocidas y se les ha evaporado toda la que le habíamos añadido.

Normalmente en casa nos gustaba tomarlo templado y tal cual quedaba ( con algunos tropezones ), pero un día para probar, se me ocurrió pasarlo por el pasapuré y desde entonces todo el mundo lo prefiere así, como está el de las fotos.


lunes, 11 de septiembre de 2017

Bizcocho de manzana en capas


Si os gustan tanto los bizcochos como a mi, este os encantará porque su receta es muy fácil y al llevar manzana en su interior le añade una jugosidad extra que resulta delicioso.




Ingredientes:
3 manzanas reinetas
250 gr de harina
300 gr de azúcar
4 huevos
150 ml de aceite
1 sobre de levadura en polvo
mantequilla y harina (molde)
azúcar glas

Preparación:
Mondamos las manzanas, las descorazonamos y las cortamos en láminas. Les añadimos 100 gr de azúcar y las reservamos.

Batimos los huevos con el resto del azúcar hasta que blanqueen, le añadimos el aceite y lo batimos todo un poco más.

Agregamos la harina poco a poco junto con la levadura, mezclándolo todo con un batidor de mano.

Forramos un molde alargado con papel vegetal, lo untamos con mantequilla y lo espolvoreamos con harina.

Extendemos 1/3 de la masa en el fondo del molde y cubrimos con 1/3 de la manzana que teníamos reservada. Volvemos a colocar otra capa de masa y otra de manzana. Por último agregamos la masa restante y colocamos encima la última capa de manzana.

Horneamos (con el horno precalentado a 180ºC) unos 45 minutos.

Al sacar nuestro bizcocho del horno, lo dejamos enfriar un poco y lo desmoldamos cuando aún esté templado, dejándolo enfriar totalmente sobre una rejilla.

Antes de servir, lo espolvoreamos con azúcar glas.



domingo, 27 de agosto de 2017

Arroz con leche

Este es el postre favorito de mi padre, un buen arroz con leche hecho en casa. Y el color amarillo es porque mi madre siempre lo hacía añadiéndole un par de yemas de huevo, que según decía: "así alimenta más". Un  postre clásico y delicioso que en casa gusta a todos y  me recuerda a sabores y aromas de mi niñez.

Ingredientes:
1 vaso de arroz (180 gramos)
2 vasos de agua
500 ml de leche
1 rama de canela
un trozo de piel de limón
100 gr de azúcar
2 yemas de huevo
canela en polvo
sal

Preparación:
Lo primero que tenemos que hacer es poner la leche en un cazo a calentar junto con la rama de canela y un trozo de piel de limón. Esperaremos hasta que esté casi a punto de hervir y la retiramos del fuego, dejándola reposar 15 minutos.

En otro cazo ponemos el arroz con el agua y una pizca de sal. Una vez que el arroz ha absorbido casi todo el agua le vamos añadiendo poco a poco la leche que tenemos infusionando, a la que quitaremos la canela en rama y la piel de limón. Así que vemos que la va absorbiendo le vamos añadiendo más, eso sí, sin dejar de remover para que no se nos pegue.

Cuando vemos que nos queda la mitad de la leche por añadir le agregamos el azúcar. Aquí podéis agregarle, según os guste más o menos dulce, el azúcar que queráis. Y continuamos añadiéndole el resto de la leche y removiéndolo.

Cuando el arroz haya absorbido toda la leche, lo retiramos del fuego y le añadimos 2 yemas de huevo, una a una, removiendo enérgicamente para que no se cuaje y le de al arroz un precioso tono amarillo.

Y para terminar, sólo tenemos que echarlo en unos cuencos, copas o platos de barro (si no tenemos también queda muy bien servirlo en platos soperos) y  finalizamos este delicioso postre espolvoreando un poco de canela en polvo sobre el arroz.